1 de febrero de 2017

REINVENTÉMONOS

CORONABERIS
(“¡Serás coronada!”)

Alcaudete, balcón a la humanidad desde la atalaya
de la Santísima Virgen de la Fuensanta)

Por José Antonio García Romero
Párroco de Santa María la Mayor y
Capellán del Santuario de la Virgen de la Fuensanta.

            “¡Coronaberis!”, se ha convertido en poco tiempo en la palabra emblemática que remite sin lugar a dudas a la intención sincera de ver coronada canónicamente a la Santísima Virgen de la Fuensanta, Patrona de Alcaudete.
            Comenzó siendo un grito necesario, una intención en buena lid, de una Hermandad que regenta la Presidencia de honor en la Agrupación de Cofradías de esta leal ciudad, que rinde sus oraciones y peticiones a la que están presente en todos los hogares sin distinción de pensamientos, creencias e ideologías. La Santísima Virgen de la Fuensanta, rodeada de miles de hermanos, protegiendo a Alcaudete desde su Santuario, quiere ser Coronada para bien de la Iglesia Universal.
            Está siendo un proceso difícil, no exento de dificultades, todas ellas desde fuera de la ciudad. Desde el centro logístico del Santuario han salido y entrado miles de firmas y adhesiones allende límites y demarcaciones en latitudes regionales, nacionales e internaciones. Hacia dentro, un libro de visitas a la puerta del Santuario, donde se ven cada día agradecimientos y peticiones por parte de todos y de todas las clases sociales y de formas de pensar. Una intención, esta de ser coronada canónicamente, que ha sido superada en las primeras ilusiones y deseos. Hemos sido desbordados por el apoyo y las adhesiones de miles de personas, asociaciones, autoridades civiles y militares, Hermandades, sacerdotes, parroquias…
            De tal manera, que ese grito, que no de protesta, pidiendo su Coronación Canónica Pontificia, se ha convertido en un deseo irrefrenable de miles de personas e instituciones eclesiales y civiles. Un deseo, un anhelo que no puede silenciarse, ni ignorarse. Un deseo que de paralizarse o de negarse, echaría por tierra en Alcaudete algo que ya es lógico y normal. Porque la Santísima Virgen de la Fuensanta, hace ya siglos, que fue coronada por nuestros mayores. Un deseo que nos lleva a completar la caridad y la misericordia desde un Santuario que es atalaya de la Iglesia Católica, desde este rincón geográfico, que la Virgen de la Fuensanta ha convertido en oasis y paraíso.
            Debemos estar seguros que el paso del tiempo no nos desanimará y que, al final, veremos o verán hecho realidad este deseo unánime de ser coronada la Reina de todos los corazones de quienes se acercan a Ella. Los que somos devotos de la Santísima Virgen de la Fuensanta, trabajamos diariamente por imitarla, por llenar nuestro corazón de Dios y ponerlo a amar, como trabajo ordinario y sencillo. Junto con la Santísima Virgen de la Fuensanta queremos vivir en una permanente juventud interior y deseamos reactivar este deseo de verla coronada.

            A quienes tienen algunas responsabilidad en este anhelo, les pido que retomen esta petición unánime y alienten con sus decisiones este deseo grandioso de todo un pueblo como es Alcaudete, balcón a la humanidad desde la mirada humilde de su Santísima Virgen de la Fuensanta.